Utilizamos cookies y no lo escondemos
www.abrilveterinarios.es Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Por favor, revisa nuestra Política de Cookies para comprobar que estás de acuerdo con ella.
ACEPTO
Cerrar
Estás en: Inicio > Consejos para mantener bien cuidada la piel y el pelo del perro.
Buscar en la web

Consejos para mantener bien cuidada la piel y el pelo del perro.


cuidados y rutinas básicas.

Publicado el: 26/03/2020
Consejos para mantener bien cuidada la piel y el pelo del perro.

La genética influye, y cada perro es único, pero debemos tener en cuenta otros factores, como la alimentación, el cepillado o el lavado, que dependen exclusivamente de nosotros.

 A continuación, proponemos algunos consejos básicos para que el pelaje de tu perro luzca bonito, sano y limpio. Así conseguiremos también encontrarnos menos pelos repartidos por casa.

El primer paso es mantener una buena alimentación. Esta debe proporcionar los nutrientes necesarios que garanticen una piel y pelaje sanos, potenciando las cualidades naturales de cada tipo de manto (brillo, pigmentación y textura).

En este sentido, los alimentos de alta gama suelen añadir nutrientes para asegurar el bienestar de la piel y del pelo del perro. En ocasiones es necesario recurrir a alimentos específicos, que ofrezcan un aporte extra para casos de picor o descamaciones, o bien para facilitar la recuperación del perro ante ciertas lesiones de la piel.

El cepillado del perro es igualmente importante, pues por un lado, es la forma de retirar el pelo muerto y dejar que la piel respire. Y por otro, evita la formación de nudos, que impiden que el pelaje de nuestro perro le proteja correctamente de las inclemencias del tiempo y cuya única solución es cortar por lo sano.

El cepillado diario de nuestros amigos peludos debe convertirse en rutina para mantener una buena salud de la piel.

Por último pero igualmente importante, debemos bañar con cierta frecuencia a nuestro perro, teniendo en cuenta lo siguiente:

·         Antes del baño, debemos peinar bien al animal y deshacernos de los nudos que pueda tener, ya sea mediante el mismo cepillado, con tijeras, cortanudos o máquina cortapelos. Los nudos retienen suciedad y humedad, e impiden una correcta higiene de nuestro perro.

·         Controlar la temperatura del agua, lo ideal es que esté tibia, ya que no queremos que el perro se enfríe, pero si está demasiado caliente podemos dañar su piel.

·         Utilizar un champú específico y de calidad. Los perros tienen un pH distinto del nuestro, y si usamos productos con un pH inadecuado podemos ocasionar desequilibrios.

·         Aclararlo bien, retirando completamente cualquier resto de champú para no causar posibles irritaciones y picores.

·         Una vez finalizado el baño, debemos secarlo con una toalla. Es preferible que dejemos que el pelo seque por completo dejándolo al aire. En el caso de que, por estética usemos un secador, bajaremos la temperatura al máximo y lo mantendremos a una distancia de entre 20 y 30 cm de la piel de nuestro perro.

·         Para finalizar volveremos a peinar todo el pelo, usando el tipo de peine que mejor se adapte a sus características.

Entre los baños debemos prestar especial atención a zonas como el hocico, los ojos y los oídos y mantenerlos limpios, así como revisar diariamente que no quede nada incrustado en las patas o la cola, sobre todo si convivimos con un pelo largo.

Mantener a nuestro perro limpio y bien cepillado nos aporta una correcta higiene de la piel y el pelo, siendo un punto clave para prevenir parásitos y afecciones dermatológicas, proporcionándole una mejor calidad de vida.




Comentarios


Rellene este formulario para comentar el artículo
Validación de seguridad Captcha