Utilizamos cookies y no lo escondemos
www.abrilveterinarios.es Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Por favor, revisa nuestra Política de Cookies para comprobar que estás de acuerdo con ella.
ACEPTO
Cerrar
Estás en: Inicio > Procesionaria del pino
Buscar en la web

Procesionaria del pino


Un gran peligro para tu perro en primavera

Publicado el: 20/03/2017
Procesionaria del pino

La oruga del pino, mas conocida por procesionaria, cobra importancia ahora a principios de primavera pues es cuando realizan su migración desde los bolsones blancos de las ramas de los pinos hasta el suelo para realizar el reflejo de enterramiento y poder formar las crisálidas. 

Es todo un espectáculo ver un grupo de 100-200 orugas bajar de los árboles y que por desgracia, no suele pasar desapercibido para nuestros, más que curiosos, perros (el gato raramente, pues es poco impulsivo y más calculador).

El problema reside en que no es ni necesario que las toquen, el propio movimiento de las orugas, los nidos caídos y el viento hacen que se desprendan en el entorno pelos cargados con toxina urticariante que, llegando a sus mucosas nasales y oculares, dan cuadros de hinchazón, estornudos, mocos, rinitis, conjuntivitis, úlceras, etc. 

No obstante la forma mas frecuente es por contacto oral directo, el perro se muestra nervioso, deglute constantemente, saliva, se toca el hocico con las patas... en pocos minutos se produce tal inflación de la boca que no podrá cerrarla. Este es el punto en donde hay que acudir con urgencia al veterinario, pues pasada 1 hora empezarán los signos de necrosis, en especial de la lengua (he visto perder trozos enteros), edema laríngeo que dificulta o imposibilita la respiración, fiebre, convulsiones y finalmente la muerte, en los casos mas agudos. 



Tratamiento:

El veterinario tendrá que lavar con abundante agua caliente la zona afectada, pues el calor inactiva la toxina, también puede usarse vinagre o jabón con ese fin. NUNCA FROTAR la zona afectada, pues romperemos los pelos y liberaremos más toxina. 

Usaremos una combinación de corticoides y antihistamínicos (difenhidramina) para frenar la redacción anafiláctica y en casos más graves adrenalina y respiración asistida.

También pueden funcionar bien, inyecciones locales de cortisona en las zonas más afectadas (con el animal anestesiado).

Es importante una buena cobertura antibiótica por los múltiples daños producidos en las mucosas y que corren riesgo de infección .

Restringiremos su actividad a paseos cortos y comprobaremos que es capaz de comer y beber por si mismo.

No obstante, LA MEJOR MEDIDA ES LA PREVENCIÓN, evitando los paseos por las zonas de riesgo, entre los meses de febrero y abril. 

Si tenemos los nidos en nuestra propiedad, debemos podar las ramas con los bolsones en días de poco viento, evitando que caigan bruscamente y se dispersen pelos. Todo ello teniendo bien protegidos ojos y manos; luego se procederá a la quema controlada de los mismos,



Comentarios


Rellene este formulario para comentar el artículo
Validación de seguridad Captcha