Utilizamos cookies y no lo escondemos
www.abrilveterinarios.es Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Por favor, revisa nuestra Política de Cookies para comprobar que estás de acuerdo con ella.
ACEPTO
Cerrar
Estás en: Inicio > Toxoplasmosis humana
Buscar en la web

Toxoplasmosis humana


Verdades y mentiras sobre las embarazadas y los gatos

Publicado el: 18/02/2017
Toxoplasmosis humana

Todos hemos oído alguna vez la célebre frase “una embarazada no debe convivir con un gato”, pues bien, en este post queremos aclarar y desmentir ciertos puntos críticos y romper una lanza a favor de nuestros gatos.

Toxoplasma Gondii

               La toxoplasmosis es causada por el Toxoplasma Gondii, un coccidio, que infecta prácticamente a todas las especies de sangre caliente. Como dato: entre el 30 y el 40% de la población mundial es seropositiva.      

               En ciclo de este parasito el gato es el hospedador definitivo, el humano y otros animales serian hospedadores intermediarios, la forma de contagio es la misma para todos: ingesta de ooquistes en fase infectante (esporulados) y el único que elimina esos ooquistes es el gato, y lo hace en forma de ooquistes no esporulados, es decir, que necesitan pasar 24 horas en condiciones de temperatura y humedad adecuadas en el medio para convertirse en formas infectantes.  

Gatos y Toxoplasma

               Los gatos adquieren el parasito bien por comer carne cruda infectada o poco cocinada, bebiendo agua contaminada, durante la gestación o lactancia o en transfusiones sanguíneas en las que el gato donante padezca la infección de forma activa.

               Es una enfermedad muy poco frecuente en gatos que casi nunca muestra signos clínicos. Sabiendo que el gato es el hospedador definitivo del Toxoplasma Gondii, de lo que sí son culpables es de diseminar la enfermedad, para ser mas exactos lo que libera en heces son ooquistes no esporulados, como hemos dicho en el apartado anterior formas no infectantes por si solas, durante un máximo de 3 semanas después de su primer contacto con el parásito. A partir de ahí el animal queda como portador y deja de suponer un riesgo ni para personas ni animales.

 

Humanos y Toxoplasma

               La toxoplasmosis en humanos inmunocompetentes cursa con un cuadro subclinico muy similar a una gripe. En caso de personas inmunodeprimidas puede dar lugar a graves problemas incluso a la muerte, y en mujeres embarazadas que no hayan estado expuestas previamente a la infección, seronegativas, las consecuencias sobre el feto serán variables según la edad del mismo en el momento de la infección y pueden ir desde abortos a graves malformaciones. Si la mujer es seropositiva, es decir, estuvo en contacto con el toxoplasma antes del embarazo, no habrá ningún problema.

               Ya sabemos como se contagian los gatos y que ocurre cuando un humano se infecta y nos queda lo más importante: ¿Cómo se infecta el humano?

               La gran mayoría de las personas que se infectan lo hacen por el consumo de carnes crudas o poco cocinadas o verduras y hortalizas mal lavadas que hayan estado en contacto con los ooquistes de Toxoplasma. También se han descrito infecciones a causa de tomar leche cruda de cabra, durante labores de jardinería, agua contaminada…. El único modo de saber si somos o no positivos a toxoplasma es mediante una sencilla prueba que te pueden realizar en tu centro de salud.                                                       

Para que nuestro gato nos trasmita la toxoplasmosis se deben cumplir dos premisas:

               1.- el animal se ha infectado hace menos de 3 semanas y está eliminando ooquistes

2.- 24 horas después de la deposición, tiempo que el ooquiste necesita para esporular y convertirse en infectante, se ingieren restos de heces del gato.

En ningún caso se produce el contagio ni por acariciar, ni abrazar, ni besar a nuestros gatos.

 

Gatos, toxoplasma y humanos

               Si en nuestra casa habitan uno o varios gatos y tenemos la feliz noticia de un embarazo las normas que nuestra embarazada seronegativa a toxoplasma debe seguir son muy sencillas:

.- Evitar el consumo de carnes crudas o poco cocinadas

.-Lavar concienzudamente las frutas y verduras antes del consumo

.-Utilizar guantes en las labores de jardinería y lavarse las manos después.

.-Retirar diariamente las heces del gato de la bandeja higiénica con ayuda de la paleta y evitar la manipulación de la bandeja, aunque en caso de tener que hacerlo pueden hacerlo perfectamente usando guantes y mascarilla. Para la limpieza de la bandeja con agua hirviendo es suficiente.

               Para que nuestro gato no contraiga la toxoplasmosis lo mas adecuado es alimentarlo con dietas comerciales especialmente pensadas para ellos y evitar el consumo de carnes crudas provenientes de sus cacerías para ello sería ideal controlar sus salidas.

A partir de aquí lo único que hay que hacer es disfrutar de tu embarazo, de tu gato y del futuro bebé.



Comentarios


Rellene este formulario para comentar el artículo
Validación de seguridad Captcha